viernes, 19 de febrero de 2010

Ejercicio de expresión I (2ª Bachillerato)

Visiona de nuevo el video que hemos visto en clase y escribe un texto libre (¿qué te sugiere? ¿qué emociones te despierta? ¿qué podemos deducir?.



Sigue las instrucciones:
  1. Extensión máxima: 100 palabras.
  2. Debes añadirlo en forma de comentario a esta entrada del blog.
  3. Tu texto no se publicará automáticamente, sino que deberá ser aprobado por el administrador del espacio (o sea, tu profesora de Lengua).
  4. No puede contener NINGÚN ERROR ORTOGRÁFICO, así que usa todos los recursos que necesites antes de enviarlo.
  5. Te contará para la actitud de este 3r trimestre, siempre que lo entregues a tiempo y que no contenga errores. (cada uno descuenta 0,1)
  6. La fecha límite para remitirlo es la indicada en el aula.

30 comentarios:

alumnado 2º dijo...

Este vídeo reflecta claramente un estado de felicidad pura. La felicidad puede estar en instantes tan insignificantes como el que vemos a lo largo de todo este vídeo. Un simple baile en diferentes lugares del mundo puede crear la felicidad de la masa de la sociedad. En todos los lugares existentes del mundo hay personas que sólo buscan la felicidad porque es lo único que necesitan para vivir, a ese tipo de personas se las llama "conformistas”. Con poco tienen mucho y con nada tienen más. Si nos fijamos en todo el vídeo vemos que Matt ha viajado por todo el mundo y ha conocido gente de muchas razas. Madagascar es uno de los países más pobres del mundo y, sin embargo, parece que los niños sean los más felices de todos. ¿Eso significará que la clave de la vida está en el grado de conformación que tenemos con las cosas?

Montse Torrente

alumnado 2º dijo...

Nos buscamos en la felicidad pero nos encontramos en la desgracia. ¿Qué esperamos de la vida?; ¿Qué perfil de felicidad tenemos?; ¿Se debe tener un perfil de felicidad? Cada día estoy más convencido de que no, yo sólo sé que el secreto de la felicidad no está en hacer siempre lo que se quiere, sino en querer siempre lo que se hace. Matt puede ser un chico que quiera hacer muchas cosas, pero adora las que realiza como bailar una simple coreografía en muchos lugares significativos de este mundo. Por otra parte, no puedo decir que estos niños sin casi indumentaria son desgraciados, todo lo contrario, los envidio. Puedo afirmar que nosotros somos unos inconformistas y que desgraciadamente cada día nos es más costoso conseguir la felicidad. Como decía un filósofo francés, vivir para los demás no es sólo una ley de deber, es también la ley de la felicidad.


Marc Ortiz

alumnado 2º dijo...

La danza es alegría. Es increíble como un simple baile nos puede llegar a hacer sentir tan bien. Cuando empieza el vídeo, ver a Matt bailar de esa peculiar manera es algo gracioso, pero a medida que el vídeo avanza, es casi imposible negar la sonrisa que se dibuja en el rostro del espectador. Leyendo el título de la grabación, se puede suponer que Matt grabó ciertas secuencias para mostrar que allí donde iba, estaba bien. Esa es la sensación que logra transmitir mediante el vídeo, el bienestar. No sólo el bienestar propio, sino el de toda la gente que baila con él. Simplemente me ha parecido un vídeo increíble, i digno de admirar.

Marc Curado

alumnado 2º dijo...

“Un hombre haciendo el ridículo pensé. Pero a medida que pasaban los segundos, se iba perfilando una sonrisa en mi rostro. Este vídeo me hizo sonreír, reír y, aunque lo negaré, llorar. Sorprende como algo en apariencia tan simple como un baile nos muestra que no somos tan diferentes unos de otros. Me emociona el mensaje de esperanza, para algunos utópico, que nos brinda este vídeo; un mensaje que se refleja en las sonrisas de los niños del vídeo: “la felicidad también se encuentra en las pequeñas cosas”.”

Lo siento, pero si dijera esto estaría mintiendo. No puedo ver más que un hombre haciendo el ridículo y gente uniéndosele para formar parte de algo que para ellos, y desgraciadamente para muchos, es muy grande y muy bello. Yo no percibo ningún mensaje, sólo veo un hombre que ha dado la vuelta al mundo humillándose pero cobrando, no poco dinero, para anunciar chicles. Quizás sea éste, el mensaje: “el hombre por dinero es capaz de hacer cualquier cosa”.

Marc Masat

alumnado 2º dijo...

Diferencias culturales, raciales, físicas, sexuales o de edad no son suficientemente importantes para separar conceptos tan internacionales como la alegría o la amistad. ¿Por qué entonces nos entestamos en remarcar fronteras y cultivar contravalores como el racismo o la discriminación sexual? ¿Pues no somos todos habitantes de un mismo planeta, de una misma tierra? Como dijo Miguel de Unamuno "el fascismo se cura leyendo y el racismo se cura viajando". En mi opinión esto es lo que quiere mostrarnos Matt, viajando uno aprende a apreciar la belleza de la diversidad, a respetarla y lo más importante, aprende a disfrutar y a convivir con ella.


Txell Cuberes

alumnado 2º dijo...

Creo que el éxito de este vídeo no se debe sólo al hecho de que Matt haya viajado tanto, o de que haya tanta gente bailando con él. Tiene éxito por los valores que transmite: todos somos iguales. Durante cuatro minutos que dura el vídeo, vemos desde niños zambianos hasta una tribu de Nueva Guinea, desde la juventud de Miami hasta unos soldados turcos. Todos haciendo lo mismo: bailando. He aquí la importancia de la música y el baile en la humanidad. Un simple vídeo con música y danza transmite una sensación de felicidad, alegría e igualdad. En un mundo lleno de racismo y discriminación, son cosas como ésta las que nos hacen ver que tampoco somos tan diferentes.

Marina Miralles Mestre

alumnado 2º dijo...

En el vídeo hemos podido observar la simplicidad del ser humano, ya que con un mero baile se unen millones de hombres, mujeres, niños y niñas de alrededor del mundo y todo se resume en un concepto, la felicidad. Las diferencias entre personas quedan rotas por un instante, todos son iguales, provengan de un país rico, provengan de un país pobre, sean negros, sean blancos, todos se unen en uno mismo. Lo que demuestra que un simple gesto como el de Matt, puede representar la unidad de la sociedad. También podemos ver que el dinero no está por encima de todo, que lo importante en este mundo es ser feliz, disfrutar cada instante, cada detalle, haciéndolo único e irrepetible. Esa es la gran diferencia, muchos seres humanos viven para ser felices mientras que otros lo hacen engañados por culpa del dinero y la avaricia. “Sonreír es la mejor manera de enseñar los dientes al destino”.

Joan Colomé Soler

alumnado 2º dijo...

El hecho de que la gente que sale en el vídeo esté sonriendo, despierta en mi felicidad. Creo que la danza es un método para demostrar unidad y una forma de expresarse diferente por cada persona. La visión de éste cortometraje ha hecho aparecer sensaciones varias: alegría; envidia por querer estar en todos los sitios en que aparece el protagonista, pero también esperanza para poder viajar allí donde uno quiere; tranquilidad transmitida por la música; unidad creada por las personas que aparecen en el vídeo… la finalidad podría ser la demostración de que con las pequeñas cosas, uno puede ser feliz.

Duna de Armengol

alumnado 2º dijo...

Este vídeo, personalmente, me ha producido una serie de sensaciones un tanto difíciles de expresar con palabras, pero que se podrían resumir en una sensación de alegría interior, alegría que reflejan estas personas, que, aun siendo muy diferentes y aunque aparentemente no tengan absolutamente nada en común, con un baile sencillo, consiguen que ese sentimiento que nos une al bailar, por ejemplo, salga a la luz para demostrarnos que sí hay algo que nos une, esa felicidad o paz que, simplemente viendo a los demás, produce. Por lo tanto, hay que ver más allá, ver el fondo que es lo realmente importante.

Jose Quiles

alumnado 2º dijo...

La felicidad es un bien que escasea en nuestros tiempos y por ese motivo nadie sabe exactamente cómo es ni dónde se puede encontrar.
Un pobre dirá que es “el dinero”, “la abundancia de alimentos” dirá un hambriento. Será “la amistad y el amor” para un solitario, “la juventud” para un anciano, “la naturaleza virgen” para un cosmopolita.
Entonces, ¿qué es en realidad la felicidad? ¿es un sentimiento con mil caras o simplemente no existe? Ésta, amigo, no es la cuestión. La única pregunta posible referente a la felicidad es cómo podemos conseguirla todos y cada uno de nosotros y qué necesitamos para alcanzarla. Quizá sólo necesitemos un baile...

Anna Cocera

alumnado 2º dijo...

FELICIDAD. Es increíble que la música pueda aportar tantas sensaciones: melancolía, pesimismo, tristeza se convierten, en tan sólo un instante, en alegría, positivismo, placer. Las imágenes del vídeo acentúan estos sentimientos gracias a la gran variedad de colores que aparecen, las expresiones de las personas, todas diferentes pero tan unidas, bailando, despreocupadas, felices.
En ese instante, pequeñísimo, cuando el tiempo se para, es cuando realmente te das cuenta de que no importa de dónde seas, el color de tu piel, tu estatura, tu belleza, ya que aunque cada persona sea dueña de su propio mundo, al fin y al cabo todas formamos parte de uno mucho mas grande llamado FELICIDAD.


Carlota Planas

alumnado 2º dijo...

Para empezar, decir que este vídeo transmite más que un baile. Muestra que las sociedades, por diferentes que sean, tienen sentimientos comunes. La canción transmite un sentimiento de felicidad y, al finalizar, un instante de reflexión. Enseña que con poco se obtiene la felicidad, como nos demuestran los niños de los países del 3r mundo, que bailan sin la presencia de adultos, lo que nos hace pensar en lo peor y, verlos bailando felices provoca felicidad y tristeza. Somos iguales y nos tenemos que ayudar, no solo a países subdesarrollados, sino que también los de nuestro alrededor.

Àlex Nicolau

alumnado 2º dijo...

Libertad, amor, alegría, sinceridad, esperanza, pasión… son muchos sentimientos que se mezclan en mi interior al ver estas imágenes. Pero el que más aflora dentro de mi, es el de FELICIDAD. Es curioso como un sencillo baile en distintos lugares del mundo puede llegar a provocar tantas sensaciones positivas. Sin embargo, ver la cara de felicidad y esperanza de los niños que aparecen bailando junto a Matt también me provoca un sentimiento de tristeza e impotencia. Impotencia ante una sociedad que no ve más allá de lo que la envuelve y que olvida un mundo real, lleno de miseria, hambre, pobreza… Un mundo que está pidiendo ayuda a gritos. Pequeños gestos como este, seguro que pueden llevar a construir un mundo mejor.

Núria Margalef

alumnado 2º dijo...

A lo largo de este video se puede observar el mundo, las culturas y las diferencias entre las sociedades en una gran variedad de países. Pero aparte de esto, se transmiten muchas cosas, muchos sentimientos, visiones y pensamientos.
Al adentrarte en una gran variedad de países te das cuenta de las grandes diferencias que llegan a haber en este mundo: se muestra la gente como es de conformista, ya que en los países más pobres mostrados, más alegría se transmitía y felicidad. Se muestran grandes paisajes y se muestra la grandeza de la tierra, así transmitiendo un sentimiento de libertad, así como las grandes ventajas que nos puede llegar a ofrecer la naturaleza.


Pol Duran

alumnado 2º dijo...

En este video de Matt podemos ver que este va de un país a otro encontrándose con la gente de cada uno. Cuando lo veo, a mi me trasmite que todas las personas del mundo seas del país que seas, del color de nuestra piel, de las diferencias culturales, sociales... somos todos iguales, que no ha de haber diferencias entre unos y otros. Las personas nos hemos de respetar seamos de donde seamos y no nos tiene que diferenciar el nivel social; altos, bajos, grandes, pequeños todos somos iguales. Tanto si estamos en el campo o en la ciudad somos iguales, y para poder divertirse solo hace falta la disposición de uno mismo.

Ivette Martí

alumnado 2º dijo...

Matt, el protagonista del vídeo musical, debe de ser un viajante nato. En este corto, podemos verle en distintas ciudades alrededor de todo el mundo, bailando siempre del mismo modo y con grupos de gente muy distintos. Entre la música, su baile y el ambiente que se ve allá donde va inspira una cierta paz interior, y a la vez, me hace sentir altruista. Del mismo modo al ver el video me entran ganas de viajar alrededor del mundo, para conocerlo mejor y ver las diferentes etnias que cohabitan en éste. Resumiendo, la alegría de Matt es contagiosa, tanto que siembra felicidad allá donde va. Oriol Estruch

alumnado 2º dijo...

No es un simple chico viajando. Es algo más, una sensación perfecta entre la inconformidad que respiramos nosotros y la felicidad que desprenden ellos con un simple baile. Da igual las condiciones y todos los prejuicios que nos envuelvan, lo importante es estar en el sitio y en el momento que uno desea y vivirlo al máximo sin estar pendiente de nada y nadie, simplemente disfrutarlo. ¿Cómo pueden ser felices estos niños que viven el día a día sin nada comparado con nosotros? Es un ejemplo a seguir. Se conforman con poco y tienen una capacidad de superación que no todo el mundo tiene aunque deberíamos tenerla. En mi opinión, Matt nos quiere hacer llegar un mensaje sencillo pero complejo a la vez: la igualdad. Visita diferentes países con culturas y condiciones económicas diversas, que están a años luz los unos de los otros pero, al verlos interpretar el mismo baile, nos transmiten una felicidad y una libertad extrema e igualitaria. ¿Como un simple baile puede transmitir tantas sensaciones?

Ia Mateu

alumnado 2º dijo...

Este vídeo transmite felicidad, ya que el hecho de que una simple canción y un simple baile unan a mujeres, niños, niñas y hombres de distintos lugares del mundo, simboliza la simplicidad del ser humano. Un simple baile logra que nos olvidemos de nuestras diferencias por unos instantes. En él podemos ver desde la más acentuada riqueza hasta la máxima pobreza, pero a la vez nos muestra que en el fondo, el dinero no es lo más importante en este mundo, y aunque seamos muy diferentes, hay algo que nos une. El vídeo debería hacernos reflexionar sobre por lo que realmente vale la pena luchar en esta vida y lo que no.


Sandra Piñero

alumnado 2º dijo...

En el vídeo podemos ver a un hombre cuyo nombre es Matt bailando en diferentes países.
Este video me provoca una sensación de humanidad y creo que debajo el aspecto posiblemente divertido que muestra, hay una intención de demostrar que todos somos iguales seamos de donde seamos, aunque nuestro país sea más pobre o más rico. Si bien es cierto que al ser grabaciones de países tan diferentes entre ellos, puede provocar ganas de viajar por el mundo al público, al menos en mi caso, así es.
Para finalizar puedo decir que es un vídeo muy bonito que visto no solo superficialmente, puede convertirse en una fuente muy rica de sensaciones.

Cristian Garcia

alumnado 2º dijo...

Nueva York, Rio, Sídney, Tokio, Auki, Madrid, Estambul... y muchos más aparecen en el video. Lugares con culturas, lenguas y concepciones del mundo totalmente diferentes, blancos o negros, ricos o pobres, jóvenes o viejos, da igual, todos lucen sus mejores sonrisas cuando bailan con Matt. ¿Cómo es posible que un estúpido baile sea capaz de todo esto? Es fácil la respuesta, la felicidad no la dan grandes acciones sino los pequeños detalles, esas cosas que, como el baile, son capaces de transmitir emociones. Como dice un protagonista de una película, hay que disfrutar de las cosas pequeñas.

Héctor Sánchez

alumnado 2º dijo...

Es en estos momentos cuando encuentro un mayor sinsentido a los conflictos que ha habido a lo largo de la historia. Y es que, ¿cómo podemos llegar a pelearnos por unas tierras en las que estamos sólo de renta por unos años? ¿Cómo no podemos llegar a entender que no siempre pensamos igual? Somos nosotros los que nos dividimos, porque la naturaleza, realmente, no entiende de clases. Lo bonito de la especie humana es nuestra gran variedad; al mismo tiempo que, la causa de muchos conflictos.
¿Cuanto más desarrollada esté una especie más conflictos obtiene? Ésta es una pregunta, entre tantas otras, a la que nunca llegaremos a un consenso a causa de nuestra gran diversidad.
Diferentes rasgos, coloraciones, edades, culturas, tradiciones, religiones, tendencias políticas, idiomas e infinitas clasificaciones más pero, al fin y al cabo, y aunque a veces nos olvidemos de ello, TODOS PERSONAS.

Núria Camargo

alumnado 2º dijo...

A primera vista este video puede parecer simple y absurdo, hecho para hacer reír, pero si profundizamos en el mensaje que transmite nos damos cuenta de su importancia. Este mensaje va camuflado por la gracia que provoca en el espectador el hecho que Matt vaya cambiando de país y siempre siga bailando la misma coreografía. Pero el verdadero mensaje es de alegría, la alegría que siente Matt por el hecho de poder seguir informando a su familia de que está bien, y a la vez de que en todo el mundo hay gente que también se lo está pasando bien con él. Este video evoca a un estado de alegría y paz a todos quienes lo ven, e incluso me han entrado ganas de ponerme a bailar.

Joan Màrgens.

sergicompan13 dijo...

En este video podemos ver como, a veces, la felicidad surge de un simple baile y que quizás no haga falta complicarnos tanto la vida como hacemos, ya que en algunos casos, podemos ver niños como los que acompañan a Matt, que son muy felices aunque vivan entre la pobreza. También podemos ver, como nos muestran, que no importa la religión, el idioma, o el color, nos enseñan que somos iguales y que aunque nuestros costumbres sean diferentes, las cosas que nos hacen felices acaban siendo las mismas, cosas tan simples como la amistad.

Sergi Compan

makiaji dijo...

Este vídeo ejemplo de cómo una cosa tan sencilla, y a la vez divertida y diferente, puede mover a una gran cantidad de personas de distintos países y distintos continentes. También nos muestra una amplia variedad de lugares y podemos observar las diferencias sociales y económicas en tan solo unos pocos segundos. Después de ver las imágenes creo que mucha gente piensa en dos cosas principalmente: la primera es que es difícil hacer este tipo de montaje, y la segunda, que si seguirá haciéndolo y nos volverá a mostrar otros lugares, con otras gentes…
Matt un hombre que se dedica recorrer el mundo y a grabarse en los lugares simbólicos de cada país, ha terminado uniendo al mundo con un sencillo baile.

Carles Lancharro

alumnado 2º dijo...

La primera sensación que vino a mi cabeza al ver este vídeo fue una mezcla entre alegría y tristeza. Cuando Matt empieza su peculiar baile, una gran sonrisa se dibuja en mi cara, pero a la vez, al escuchar la canción que este personaje elige, me transmite una pequeña sensación de tristeza. Pero sobretodo, lo que este chico realmente transmite es un sentimiento de felicidad, al ver como viaja por todo el mundo y consigue sacar sonrisas a toda la gente que aparece sea de la raza que sea y se encuentre en una u otra situación.

Clàudia Garcia

alumnado 2º dijo...

¿Qué es la felicidad? Esto es lo que pensé cuando terminé de ver el vídeo. Sepamos o no su significado, Matt nos da otra idea de este concepto. ¿Es verdad que simplemente, lo que empezó para informar a sus familiares de su estado, puede acabar convirtiéndose en algo más que ver a un chico bailando con todo tipo de personas? La respuesta a esta pregunta es que sí. Lo que hace el protagonista en un segundo plano es unir involuntariamente a todas las personas del planeta, acompañado de música y bailando trata temas como el racismo o la superioridad de algunos frente a los otros.

Pol Carrera

alumnado 2º dijo...

Metas, objetivos, deseos por los que luchar pero pocos son los que tienen suficiente fuerza para conseguirlos. Viajar, uno de ellos… Si indagamos en el significado real veremos que no se limita a visitar lugares, sino a aprender de ellos abriendo nuestra mente, entrando así en contacto con nosotros mismos y con todo lo que nos rodea, que muchas veces pasamos por alto. Algunos pecan de poca atención y superficialidad, otros de miedo al cambio, miedo a enfrentarse a lo que desean y, ¿Por qué no? Hacer alguna locura para tenerlo. Matt es una de esas personas que consiguen lo que anhelan además de hacerlo de una forma tan singular e increíblemente cargada de significado; pues a veces no hacen falta grandes cosas para transmitir grandes emociones.

Judit León

alumnado 2º dijo...

Creo que en este vídeo, Matt quiere mostrar una forma diferente de ver la vida: aprovechar cada momento, disfrutar al máximo, sea donde sea, con quien sea. Aunque la vida sea complicada, tenemos que intentar vivir lo mejor posible, ser nosotros mismos, auténticos, no preocuparnos por las cosas banales y valorar lo que tenemos. Es un momento totalmente espontáneo, en que las personas que bailan se añaden al chico sin complejos, y en ese momento parecen felices, como si bailar fuero lo mejor, sin límites ni fronteras, sin diferencias. Hay un enlace entre culturas en el que personas de lugares muy lejanos y culturas muy distintas bailan juntos con ese chico, y eso los une a todos, dejando de lado las diferencias culturales o nacionales. Este vídeo, con tan solo unos minutos, transmite paz y igualdad con solo un baile y una música igual para todos.

Anna Garriga

alumnado 2º dijo...

Mi primera reacción fue: ¿Cómo? Y lo volví a mirar. Color, alegría, música, baile, gente… ¡sorprendente!

En el fondo todos nos parecemos, todos compartimos sentimientos y cuando alguien desprende alegría es fácil unirse a él. Ya seamos españoles, hindúes, africanos, turcos…todos esbozamos un gesto de felicidad cuando bailamos, nos hace sentir libres, nos aleja de los problemas, nos hace iguales.

Este mundo está lleno de cosas bellas por descubrir. Considero a Matt un chico muy afortunado; viajar es una experiencia muy gratificante y, la gente y la cultura de cada rincón nos enriquece, la cual cosa hace que queden grabados en nuestro corazón.

Ana Busquets

alumnado 2º dijo...

Porque de la suma de pequeñas cosas, creo que es de donde sale el término FELICIDAD. En una sociedad donde el racismo es presente en muchas personas, son cosas tan insignificantes como ésta, las que nos hacen ver que no somos tan diferentes. Creo que juzgar sin conocer, es una gran constante en nuestros días y no nos damos cuenta que quizás intentado conocer antes que juzgar ganaríamos mucho más. ¿Y qué mejor que intentar respectar la diversidad cultural, de pensamientos, de ideales… e intentar disfrutar con ella? Una cosa nos une a todos, es el hecho de querer ser felices.


Anna Ferré Morer